Conectarse

Recuperar mi contraseña

Últimos temas
» tecnicas de haru ishida
Mar Ene 20, 2015 8:35 pm por haru ishida

» haru ishida
Lun Ene 19, 2015 6:49 pm por haru ishida

» hola un gustaso
Lun Ene 19, 2015 12:17 pm por haru ishida

» Anime Rol [Élite]
Lun Nov 11, 2013 11:01 pm por Invitado

» Infernal Apocalyptic, foro reabierto -Afiliacion normal-
Lun Ago 05, 2013 6:52 pm por Invitado

» Zero no Tsukaima - Cambio de dirección
Jue Mayo 02, 2013 4:26 am por Invitado

» Out of Eden [ Normal ] amoxpet
Sáb Mar 30, 2013 7:46 pm por Invitado

» En busca de un torso desnudo :: Libre
Vie Mar 29, 2013 9:43 am por Lyrica

» [Caza - Individual] Ro...Cazando la Fruta Vaniamor.
Miér Mar 27, 2013 10:38 am por Osiris


[Caza - Cooperativo] ~¿Que quieres aceitarme el pecho, pero qué dices?~

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

[Caza - Cooperativo] ~¿Que quieres aceitarme el pecho, pero qué dices?~

Mensaje por Kenshiro el Dom Feb 17, 2013 2:13 pm

¿Qué hacer? Estaba dándome un paseo por Gourmet Fortune, aquella ciudad llena de oportunidades y personas videntes que claramente saben lo que hacen, la ciudad de los mejores adivinadores por así decirlo. Aunque yo no creyera mucho en ello, al menos podía distenderme un poco de lo que usualmente hago para el Bishokukai, que es ni más ni menos que recados asquerosos, como llevarles comida o cosas así. Detestaba verme bastante sumiso ante ellos, no podía hacer mucho tampoco porqué según ellos… debía estar “agradecido” porque me hubieran rescatado, pero nadie les pidió que lo hicieran… seguro tan solo buscaban bufarse de algo o alguien, y nadie más indicado que yo, el novato de la organización. Vaya pedazo de basura. Pero bueno… al menos tenía la suficiente libertad para poder ir a donde tuviera ganas, nadie me iba a ir jodiendo para detenerme y decirme qué podía hacer o no.

Si dependo de esta ciudad para encontrar lo que quiero, me voy a morir de hambre…— susurré hablando conmigo mismo. Era cerca del mediodía, el cielo totalmente despejado y hacía un tanto de calor por lo que estaba sin camisa puesta, llevándola encima de mis hombros rodeando parte de mi cuello. —Vaya pedazo de asco de día… ¿no puede hacer un poco más de calor u algo por el estilo? Lo bien que me vendría un baño en una tina terapéutica acompañado de alguna bonita chica.— comentaba suspirando pesadamente. Necesitaba recordar el pedido exactamente de los Bishokukai, el cual obviamente se trataba de ingredientes, fueran seres vivos, o frutas, verduras o lo que fuera, dependiendo del pedido es cuanto me esforzaría además, tampoco es que quisiera gastar todas mi energías en ello, no creo que valiera tanto la pena; Me senté en una banca, cerca de una de las cuantas casas de los clarividentes dispersos por la ciudad, cerrando los ojos y suspirando profundamente.
avatar
Kenshiro
Novat@

Mensajes : 20
Fecha de inscripción : 17/02/2013

Hoja de personaje
Nivel:
Exp:
0/0  (0/0)
Mascota:

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Caza - Cooperativo] ~¿Que quieres aceitarme el pecho, pero qué dices?~

Mensaje por Loli Dragón el Dom Feb 17, 2013 7:20 pm


Habla/Piensa/Narración


- ¡¿Llamas a esto limonada?! ¿Es una broma? Esta bazofia no puede considerarse ni como agua podrida ¡No tienes futuro como preparador de bebidas! ¡Esto es asqueroso! ¡ASQUEROSO!

Sus palabras salieron con contundencia; declarando el terrible sabor que la bebida que acababa de consumir, y aun se hallaba fresca en sus labios, poseía. Sus claros orbes se clavaban con seriedad en el vendedor mientras con su diestra apretaba, sin aporrear, el vaso que contenía el líquido que se atrevía a ser llamado “Limonada”. Ella era una crítica experimentada, con sus 24 años había ido y venido por el mundo probando de todo, por lo que aunque sus palabras sonaran crueles era la verdad y mejor ser dicha ahora por ella que después por el resto del mundo.

- Si crees que puedes vivir de esto, estas demasiado equivocado. ¡MORIRIAS DE HAMBRE! Nadie compraría nunca, nunca esta cosa que tú crees que puede digerirse; ni como veneno para ratas podría usarse. Es mejor que te dediques a otra profesión que no tenga nada que ver con esto

Hablo de nuevo luego de una pausa para restregarle en la cara al “comerciante” que su negocio no tenia futuro, haciendo especial énfasis en que él no tenía ninguna habilidad y debía cambiar rápidamente de negocio porque sino caería en la ruina total, o en prisión por envenenamiento. ¿Es que acaso no probo lo que hizo? No lo sabía, pero aparentemente no lo hizo porque de ser así no fuese puesto a la venta semejante delito contra el paladar.

- ¡Simplemente… repugnante!

Sentencio finalmente volteando su vaso al compás de sus palabras para hacer caer el brebaje hasta el suelo. Cuando todo estuvo derramado soltó el vaso haciendo que se posara sobre el pequeño charquito que se formo a sus pies, luego y sin remordimiento levanto su pie izquierdo pisando con elegancia el objeto; lo aplasto, de un lado a otro hasta que se hizo trizas.

- Y…y….yo

Intento defenderse el dueño del discreto e improvisado localcito; sus grandes ojos verdes se habían llenado de lágrimas siendo ese último acto de la pelimorada las causantes de que estallaran llamando la atención de todos los que pasaban por ahí. Dolores al ver eso, solo torció los ojos. ¿Acaso llorando arreglaría su nulo talento para preparar limonada?

Con fastidio por el sollozo del mocoso saco su abanico para alejar un poco el calor que la invadía. La temperatura de esa hora del día fue la razón por la cual había decidido tomar algo que la refrescara y por azares del destino termino frente a ese puesto improvisado de Limonada.

Spoiler:

Se trataba de una mesa, un mantel, varios vasos de plástico y una jarra de dicho jugo, lo qué mas resaltaba era un cartel que decía, con garabatos en vez de letras, “Limonada GP 2”. Lo cual dejando la poca estética del puestito resulto atractivo para Loli, debido a lo económico sin embargo el sabor le desagrado tanto que paso por alto que solo se trataba de un nene… ¿Pero que más daba? Alguien debía decirle la verdad, tal vez aprovecharía y le contaría sobre Santa Claus, el Hada de los Dientes y el monstruo barrigón.

- ¿Esta loca? Solo es un niño

Se escucho decir a una mujer, de poca belleza, que pasaba por el lugar y oyó lo que la de largas piernas decía. Genial, ahora tenían publico ¿es que ser sincera ahora era un delito?

- ¡Bah! Atrévete a tomarte esa porquería y después opinas – dijo con arrogancia a la mujercita entrometida – Y tu mocoso, ni creas que te pagare; y debes estar feliz de que no te demande por intento de asesinato… - comento dándose la vuelta y alejándose del lugar.

Sus pasos rápidamente la sacaron de esa calle, no obstante ahora tenía el doble de calor y nada, ni los movimientos constantes de su abanico, la hacia sentirse mejor. ¡Tenia tanta sed! Ahora que lo pensaba mejor, lo más conveniente era volver a su tienda y prepararse ella misma algo refrescante y quizás con algo de licor.

No paso más de 8 minutos para que llegara a la zona donde las muchas casas de los clarividentes de la cuidad se localizaba, ciertamente ser adivino en ese lugar era… predestinarse a la ¡bancarrota! Pero a ella le daba igual debido a que su talento superaba al de muchos. Su vestimenta consistía en un corto pantalón azul y una holgada camisa de un tono claro que dejaba al descubierto sus hombros, zapatos bajos (tenis). Nada del otro mundo, pero cómodo para un día infernal como ese.

De pronto sus orbes violáceos divisaron su más grande debilidad, haciendo que automáticamente sus pies se detuvieran y sus pensamientos se bloquearan. ¡Qué demonios! ¿Acaso estaba soñando? Si era un sueño que nadie la despertara. Se trataba de un guapo chico de dorados cabellos y perfecto torso sentado en una banca a varios metros. Sin proponérselo sus pasos lo llevaron hasta él, sin despegar sus ojos de su maravilloso pecho bañado por el sudor que de su cuerpo brotaba haciéndolo lucir irresistiblemente sexy.

- ¿El calor ya me esta afectando? ¿Es una ilusión? – musito justamente cuando había acortado la distancia y se hallaba frente a él - ¡Mi subconsciente me engaña! – dijo con algo de dramatismo estirando sus manos para tocar al, supuesto, espejismo- ¡Se siente tan real y tan musculoso… y perfecto! - pronuncio cerrando sus ojos mientras sus suaves manos paseaban por todo el torso del joven y un disimulado hilo de sangre dejaba su nariz (?).




Ropa:

avatar
Loli Dragón
Conocid@

Mensajes : 72
Fecha de inscripción : 06/02/2013

Hoja de personaje
Nivel: 1
Exp:
0/25  (0/25)
Mascota:

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Caza - Cooperativo] ~¿Que quieres aceitarme el pecho, pero qué dices?~

Mensaje por Kenshiro el Dom Feb 17, 2013 7:51 pm

Aburrimiento. Nada para hacer, simplemente me quedaba mirando hacia la nada, hacia un infinito vacío, sin nada emocionante más que un sin fin de edificios que encabezados por un cartel, los cuales la mayoría contenían algo referido a la clarividencia, me dejaban saber que este lugar no tenía más atractivos que ese. ¿De eso se mofaba la gente aquí, de poder saber el futuro con casi un 96% de precisión? Vamos, ni que fuera tan emocionante algo así, yo puedo hacer cosas mejores, como... bueno, dejémonos de hablar de mi, ya que podríamos pasar toda una jornada haciendo eso y no acabaría nunca de entretener a las masas.

Si no fuera porqué tengo un recado que hacer para los otros del Bishokukai, me iría ya mismo de aquí...— comentaba en un susurrido que obviamente solamente yo con mi oído desarrollado podría escuchar. Miles de cosas pasaban por mi cabeza en esos momentos, muchos de esos pensamientos eran nada más que deseos de progresar, de ser alguien no solamente en el Bishokukai, sino en el mundo. No sabía exactamente si quería ser temido, sino tan solo... que me respetaran, como yo tuve que hacerlo de joven con mis tutores, aquellos maquiavélicos miembros de la organización en la que me encuentro, que me trataron como un pobre diablo, un esclavo, y sin embargo... también debía agradecerles que me rescataran de las garras salvajes de la naturaleza. ¡Vaya pedazo de asquerosa situación, válgame quien sea!~

"Espero al menos no encontrarme con alguno de esos videntes deambulantes, que piden dinero luego de que te adivinaron la suerte, y ya estás jodido..."— pensé, estando totalmente distraído. De un segundo al otro, sentí un aroma peculiar... perfume femenino, mezclado con un poco de sudor como en mi cuerpo también se presentaba, y quizás... un poco de sangre. ¿Andrés, el que viene una vez al mes? Quien sabe, pero tan solo me despabilé al escuchar la voz de una chica que yacía parada frente a mi. Con una ceja levantada, me la quedé mirando curioso, confundido... ¿quien demonios era ella? Parecía estar divagando, hablando sola o como si yo no existiera. Me sentía casi un juguete sexual, pero mirándola bien... de arriba a abajo, quizás podría llegar a acostumbrarme a esto...

Pero... hola, señorita... ¿acaso se le ofrece algo en este día de tanto calor y... aburrimiento?— cuestioné mientras la miraba sus atributos delanteros, fijando rápidamente luego mi mirar sobre sus ojos, tan solo la había investigado un poco, pero al parecer sus manos eran sumamente suaves... por lo que no tendría más de 25 años, a juzgar por su apariencia... bueno, no podía decir que era fácil o difícil, algunas personas suelen ser así con sus 'debilidades' por así decirlo.

Ya que pareces tan... concentrada con mi hermoso y escultural cuerpo que aparentemente disfrutas en demasía, ¿al menos podemos... presentarnos? Aunque seguro olvidaré tu nombre en menos de una noche... Yo me llamo Kenshiro, pero puedes decirme Ken~— musité en un tono un tanto bastante confianzudo. Me tomaba las 'molestias' de poner mis manos sobre la cintura delgada y escultural de la pelivioleta, mirándola fijamente a los ojos mientras ella parecía totalmente desorbitada, encantada tocando mis pectorales. Inclusive me causó que riera un poco. —Creo que me puedo desviar un poco del encargo esta vez...— susurré. Vamos, que un poco de diversión nunca le hace mal a nadie... ¿verdad?
avatar
Kenshiro
Novat@

Mensajes : 20
Fecha de inscripción : 17/02/2013

Hoja de personaje
Nivel:
Exp:
0/0  (0/0)
Mascota:

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Caza - Cooperativo] ~¿Que quieres aceitarme el pecho, pero qué dices?~

Mensaje por Loli Dragón el Dom Feb 17, 2013 9:13 pm

El liquido carmesí que salía en hilillo de su nariz llego en cuestión de segundos a su boca llenando su paladar al instante de un sabor metálico que no le desagradaba y mucho menos le importunaba debido a que su atención se hallaba en esos momentos muy lejos, realmente distante. Sus manos seguían tocando, sin pudor alguno, el pecho desnudo de ese hombre desconocido como si se tratase de algo de su propiedad. Sus manos subían y bajaban en forma de caricia sin detenerse ni despegarse.

- ¡Puede existir algo mejor que esta sensación!

Musito sin abrir sus orbes mientras su imaginación volaba hasta el infinito pensando que podía encerrar a esa “ilusión” en su sótano para tocarlo cada vez que sus arrebatos de… perversión la atacaran. No era su culpa tener esa especie de fetiche con los bustos masculinos a tal punto de hacer actos, no muy morales, para conseguir tocar el de cualquier hombre guapo; es más si la esclavitud fuera legal ella tendría miles de esclavos que andarían por toda su casa sin camisa… solo para cumplir con sus fantasías, de pechos al descubierto.

- Podría soportar todos los días de calor, si me hacen imaginar y sentir este altar lleno de músculos – proclamo, aun sin darse cuenta que no era ningún espejismo; que ese chico era de carne y hueso y prácticamente estaba violando su espacio personal.

“Pero... hola, señorita... ¿acaso se le ofrece algo en este día de tanto calor y... aburrimiento?”

Escucho la voz de su imaginación ¿El espejismo podía hablar? Esa era una grata sorpresa, una voz masculina que combinaba perfectamente con la imagen deshilachada del rubio acompañada de una gran pizca de arrogancia. ¡Así que su subconsciente le enviaba un dios pectoral soberbio! Y mejor aun, uno que parecía querer complacerla, bueno ya la estaba consintiendo con solo dejar que sus manos viajaran por la parte desnuda de su cuerpo.

- Si, se me ofrece querer tocarte hasta que mis manos no puedan más; hasta quiero morderte para saber si tu abdomen sabe a chocolate

Dijo sin vergüenza alguna al tiempo que sus manos tocaban esa parte del cuerpo de su objeto de desinhibición . Siempre le había llamado la atención comprobar si los sujetos con el abdomen en cuadritos sabían a chocolate ya que esa era la comparación más común que hacían sobre los sixpack del organismo masculino. Sus orbes continuaban cerrados, ya que pensaba que si los abría su ilusión se desvanecería, y cabe destacar que soltó su abanico justo antes de empezar a toquetearlo.

“Ya que pareces tan... concentrada con mi hermoso y escultural cuerpo que aparentemente disfrutas en demasía, ¿al menos podemos... presentarnos? Aunque seguro olvidaré tu nombre en menos de una noche... Yo me llamo Kenshiro, pero puedes decirme Ken~”

Su voz volvió a introducirse por los oídos de Dolores hasta chocar con su cerebro. ¿Presentarse? ¿Desde cuando los espejismos quieren presentarse? ¿Kenshiro? ¿Por qué su hombre imaginario de pecho desnudo tenía un nombre tan raro? ¿Desde cuando sus desvaríos pervertidos hablaban? ¿Y más aun… desde cuando podía sentir el tacto de estos sobre su cuerpo? Porque no necesitaba tener sus ojos abiertos para sentir las manos del Adonis en su cintura. ¡Oh, oh! Algo no andaba bien.

- ¿Olvidar mi nombre en una noche? – dijo casi en susurro al tiempo que abría lentamente sus ojos y se daba cuenta de la mirada fija del chico sobre ella haciéndola levantar una de sus finas cejas - ¿No eres un espejismo, verdad? – pregunto inocentemente sin dejar de tocar el torso del ojiazul - ¡Oh, vaya! ¡Que atrevimiento de mi parte, Kenshiro-chan! – dijo como si en realidad se sintiera apenada sin embargo sus manos continuaban manoseándolo – Soy Loli Dragón, y estoy encantada de conocer a tan maravilloso torso joven - pronuncio y pensó traviesamente.

Dolores se enderezo alejando sus manos del chico (obviamente las de él de ella), acto que le llevo toda su fuerza de voluntad. Debía ser cuidadosa, no fuera a tratarse de un pervertido. Entonces se dio cuenta de la sangre en su nariz, ¡Genial! Eso le pasaba a menudo cuando se “emocionaba” demasiado, por lo que sacando un pañuelo de su bolsillo se limpio la sangre para acto seguido sentarse al lado de Kenshiro.

- Entonces… ¿no eres de por aquí? Creo que fuera recordadoesos deseables pectorales a un chico como tú– le dijo mientras llevaba su dedo índice al pecho del chico, sin dejar de sonreírle traviesamente, para volver a acariciarlo.
avatar
Loli Dragón
Conocid@

Mensajes : 72
Fecha de inscripción : 06/02/2013

Hoja de personaje
Nivel: 1
Exp:
0/25  (0/25)
Mascota:

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Caza - Cooperativo] ~¿Que quieres aceitarme el pecho, pero qué dices?~

Mensaje por Kenshiro el Dom Feb 17, 2013 9:43 pm

«Si, se me ofrece querer tocarte hasta que mis manos no puedan más; hasta quiero morderte para saber si tu abdomen sabe a chocolate.» respondió ella.

Que raro... nunca me hubiera imaginado que mi cuerpo, o al menos mis abdominales fueran comestibles. Aunque no me negaría ni un solo momento en que ella degustara mi cuerpo, tampoco es que me sorprendiera demasiado que una chica reaccionara así conmigo. Se que mi porte masculino y atlético es algo destacable a todos los sitios a los que concurro, ¿pero tan así hasta el punto de querer tirarse encima de mi? Bueno, no me pondría a cantarle las cuarenta, no era muy de mi manera de ser hacer algo por el estilo.

Degusta lo que quieras, mi cuerpo está libre para ti... aunque bueno, me sorprende que haya tanta hambre en un sitio tan burgués...— llegué a comentar mientras ladeaba un poco la cabeza, algo confundido. Igualmente me dejaba acariciar, sonriendo de medio labio y mirando todo su cuerpo. No de una forma pervertida ni deseosa. Los pensamientos lujuriosos no estaban demasiado presentes en mi cabeza ni en este tipo de situaciones, digamos que ya estaba acostumbrado a las chicas de este tipo. No fáciles... ya que tampoco es que pareciera una chica alzada que le gustaba tirarse a cualquier macho que se le cruzara delante, tan solo parecía que le gustaba jugar... vamos, mi tipo de chica, como yo... que toda la vida es un juego.

¿Atrevimiento? Pero vaya, pensaba que seguirías.— comentaba notando como sacaba mis manos de su cuerpo. Arqueé una ceja y simplemente me dejé hacer, poniéndome las manos en la nuca y dejando que ella siguiera con sus caricias, escuchando con atención sus palabras, ya que de por si me parecía un tanto conocida su voz, o quizás su personalidad. ¿De donde sería? Pero en fin; «Entonces… ¿no eres de por aquí? Creo que fuera recordado… a un chico como tú.» comentó luego de presentarse como Loli Dragón. ¿Así que Loli? Que nombre tan peculiar a la par de interesante, la verdad debía admitirlo, además su actitud, el que siguiera acariciando mis pectorales, realmente la hacía un tanto... ¿Atractiva? Si, lo más probable que era eso.

—Así que Loli, ese es tu nombre... vale, te llamaré así entonces. O sino "Sexy Lady", ¿te parece?— le guiñé un ojo para luego cruzarme de brazos un poco, igualmente dejando que acariciara mis pectorales, al final de cuentas... eso alimentaba en parte mi gran ego que ya estaba por las nubes. —No soy de estos lugares, no soy de ningún sitio... si he de serte sincero, damisela de cabellos violetas. ¿Y tu, eres de aquí acaso? ¿Una clarividente, una adivina... me dirás mi suerte, o tal vez... mi futuro?— comentaba en un tono un tanto irónico e incrédulo, no por el hecho de que me burlara de ella, sino que no creía mucho en ese tipo de cosas, no soy muy supersticioso, por el punto de que nunca me sucedió nada que me sorprendiera y me dejase creer.

De todas maneras... disfrutaba de sus caricias, su voz y cuerpo eran interesantes, no me era molesta en ningún ámbito más que en que no se dejase tocar por mi, pero bueno... eso con el tiempo se arregla, tan solo había que romper un poco el hielo antes de adentrarse en el iceberg. —Si hubiera sabido que andar sin camisa por un lugar como Gourmet Fortune me hubiera traído tanta suerte como para hacer que una belleza como tu acaricie mi cuerpo... lo hubiera hecho hace mucho tiempo.— llegué a decir soltando una risa socarrona, echando mi cabeza un poco hacia atrás, mirándola luego fijamente a los ojos, esperando respuesta a mis preguntas.
avatar
Kenshiro
Novat@

Mensajes : 20
Fecha de inscripción : 17/02/2013

Hoja de personaje
Nivel:
Exp:
0/0  (0/0)
Mascota:

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Caza - Cooperativo] ~¿Que quieres aceitarme el pecho, pero qué dices?~

Mensaje por Loli Dragón el Lun Feb 18, 2013 3:04 pm

El dedo índice de Dolores continuaba sobre la piel desnuda de Kenshiro. Su sonrisa traviesa se había apoderado de sus finos y rosados labios, y no era para menos ya que tenía a su más grande delirio frente a ella: ¡Un torso sin camisa! Además el sujeto no era para nada desagradable, entraba perfectamente en una categoría de: Chico Muy Guapo. Sus ojos celestes, su cuerpo musculoso y sobretodo, aquella cabellera dorada… dorada como el oro, ¡Oro! Y el oro se traducía en dinero, y eso le gustaba a ella, aunque no tuviera nada que ver realmente con lo monetario.

El calor se volvió tema de segundo plano en la fémina; ¿Sed? ¿Sudor? ¿Sabor amargo del intento de “limonada”? No, ya nada le importaba a Loli; ahora ella solo tenía cabeza para ese chico y su descubierto pecho. En el fondo deseaba volver a poner ambas manos sobre él no obstante se contenía por pura “curiosidad” de saber como reaccionaria el joven ante tal invasión a su cuerpo. Podría tratarse de un pervertido o algo similar, y ese tipo de actitud proveniente de un hombre siempre le había desagrado a la pelimorada.

La superficie de su dedo poco a poco se lleno del sudor, de Kenshiro, efecto que no le enfado más bien la sensación pegajosa, mientras más lo acariciaba, la hacia sentir emocionada, ansiosa por tocarlo con más intensidad y prolongación. Bueno el tiempo no le quitaba el sueño a Creus, en realidad se podría describir como una mujer con mucha paciencia así que podría estar ahí sentada por horas, bajo ese increíble sol, solo para seguir manoseando al chico.

El rubio, respondió con amabilidad y picardía a las palabras anteriores de Loli quien se podría decir que tenía 90% de atención en el cuerpo de Kenshiro y 10% en lo que este tuviera que decir, pero no era su culpa sino la de él por estar exhibiendo su “altar musculoso” en medio de la calle, pudiendo atraer a chicas con debilidades por semejante… ¡torso!

“Así que Loli, ese es tu nombre... vale, te llamaré así entonces. O sino "Sexy Lady", ¿te parece?”

Cuando hizo esa observación; de la dama salio una juguetona risita, y más al verlo guiñarle el ojo. No parecía un pervertido sino más bien un muchacho vivaracho que tuvo la suerte de encontrarla y viceversa. Después de eso cruzo sus brazos, lo que origino un pequeño mohín en Dolores pensando que no podría continuar toqueteándolo pero para su sorpresa y diversión su nueva postura no era impedimento para sentir y apreciar sus músculos.

“No soy de estos lugares, no soy de ningún sitio... si he de serte sincero, damisela de cabellos violetas. ¿Y tú, eres de aquí acaso? ¿Una clarividente, una adivina... me dirás mi suerte, o tal vez... mi futuro?”

Su nueva elocución sorprendió un poco a la de orbes violáceos, ya que no esperaba descubrir ese tono “incrédulo” en una persona que visitara esa cuidad, conocida por sus clarividentes, sus predicciones para con los ataques de las bestias. Su sonrisa dejo de ser traviesa para volverse tantito enigmática, y con todo el sufrimiento de su alma alejo el dedo del pecho de Kenshiro.

Su mano viajo hasta su cabello, llevando su flequillo hacia atrás pero por rebeldía o costumbre este volvió a su posición inicial. ¿Qué debía hacer? Podría bromear un rato sobre su futuro y quizás aprovecharse de su condición para tocar otras partes de su cuerpo, no es que fuera pervertida… bueno si lo era y por eso no podía perder la oportunidad de tocarlo todo lo que pudiese. Con una última proclamación Kenshiro se quedo en silencio seguramente a la espera de una respuesta.

- Mmm… - musito al tiempo que un suspiro dejaba sus labios, ¿Por qué debía contenerse? Él quería ser tocado y ella quería tocarlo así que jugaría hasta el final – ¿Sexy Lady? Jejeje… puedes llamarme como desees Kenshiro-chan siempre y cuando sigas sin camisa – pensó lo ultimo fijando su mirada en los ojos claros de su oyente – Lo imagine… siempre vienen muchos turistas – comento llevando su mano al brazo del hombre para con su dedo índice y medio comenzar a subir, como si estos fueran dos piernitas, hasta llegar a su cuello - ¿Entonces quieres que te diga tu suerte? – repitió en forma de pregunta volviendo a mostrar su sonrisa juguetona – Tu suerte en esta cuidad dependerá de cuan perspicaz puedas actuar… - dijo con una sonrisita para que sus dedos “caminaran” hasta los labios del pelidorado; claro no dijo nada relevante y no tenía por qué hacerlo – Pero ¿suerte? ¿Futuro? ¡Baaah! ¿Son importantes? Mejor es vivir el aquí y el ahora… ¿No lo crees, Kenshiro-chan? – pronuncio llevando ahora solo el dedo indice hasta la nariz del espectador - ¡Oh, Ken-chan! ¿Si yo tuviera un poco de bloqueador solar me dejarías untártelo por todo tu torso… - calló de repente como si meditara o más bien “evaluara” lo que se veía de su parte de atrás – Y espalda…? Para que no te haga daño ese malvado sol... – pidió con “inocencia” y "fingida" preocupación dejando caer su dedo de nuevo al pecho del sujeto.
avatar
Loli Dragón
Conocid@

Mensajes : 72
Fecha de inscripción : 06/02/2013

Hoja de personaje
Nivel: 1
Exp:
0/25  (0/25)
Mascota:

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Caza - Cooperativo] ~¿Que quieres aceitarme el pecho, pero qué dices?~

Mensaje por Acacia el Mar Feb 19, 2013 5:07 pm

Los rayos solares que desprendían su intensa calidez sobre los vástagos del señor se reflejaban en mis lentes, de un color negro que armonizaba perfectamente con el resto de mi sacra indumentaria negra y blanca, como la cara del hombre.

Me sentía bien entre aquellos adivinos que transitaban las calles de Fortuna, ya que muchos de ellos hacían poseían verdaderas “Coronas” grises sobre la cabeza, aunque era decepcionante ver a otros con simples coronas doradas tratando de engañar al incauto transeúnte; aquellos deshonestos merecían el castigo del todopoderoso, pero él no sería la espada que cercenara la cabeza de los impíos pecadores. Ya les llegaría su castigo, aunque me apenaba desmesuradamente la idea de que probablemente algún inocente siguiera el mismo rumbo que tomaran aquellos codiciosos. – Oh mi señor, no critico vuestras decisiones con frecuencia, pero… ¿por qué haz permitido que tantos paganos se reúnan en tan magnifico poblado? Oh, mi lord… - exclamé a la vez de que carente de todo pudor levantaba mis brazos y alzaba mis manos y mi mirada hacia el cielo, como si me dirigiera a una persona “real” en el firmamento celeste, y en verdad lo hacía, sólo que no de la forma en la que ellos lo verían. En mis facciones se dibujó una sonrisa cuando volví al presente debido a un pequeño niño travieso que había pasado a gran velocidad al lado de mi persona, chocando con mi pierna y recibiendo un fuerte golpe sin llegar a la exageración, lo supe porque el jovenzuelo se acarició el hombro derecho para en ese acto por instinto que tenemos, creyendo que sobarse será suficiente para mitigar del todo nuestro dolor. Era inevitable, ya que mi peso no era precisamente el mismo que el de cualquier persona normal.

Vi como el jovencito volvía con su grupo de amigos y observé que mucha gente me miraba con desconcierto, algunos con temor: probablemente se debía a que todavía tenía los brazos extendidos a pesar de que mi mirada se situaba en esas pequeñas y adorables personitas. Si he de ser honesto, tenía cierta debilidad por los niños y si alguna vez el señor ponía frente a mi a una mujer con la misma pasión que yo por servirle seguramente la desposaría sin pestañar para tener con ella una familia… aunque, ahora mismo, no podía darse el lujo de señor. Tenía trabajo por hacer, y no poseía el tiempo para servirles de payaso a un montón de personas. Aunque gracia no me hacía falta, ya que se me da bien el hacer reír a la gente.

Caminé durante un buen rato teniendo como rumbo la salida este del pueblo, cuando una explosión cercana y la destrucción de un edificio cercano asaltó toda mi atención. No sabía el motivo de aquel estruendo, pero pude apreciar como aquel grupo de niños se habían congregado antes al lado de ese establecimiento color blanco como mármol (probablemente una tienda) y ahora estaban a punto de ser aplastados por unos escombros en compañía con lo que parecía ser una pareja joven y dos ancianos cascarrabias; olvidando por completo mi tarea, salté a una velocidad insólita para la vista humana rumbo a aquella escena, dejando que de mis mangas “brotaran” dos grandes navajas relucientes de lo que parecía ser acero.

– Cross -. Murmuré.

En cuestión de segundos, todos aquellos escombros habían desaparecido por completo, dejando solamente un rastro de polvo que perfectamente dibujó por unos instantes la forma de una cruz, aunque la ofensiva no dañó la parte de la estructura que aún podía mantenerse después de esa explosión. – Uff, llegué a tiempo… – ambos filos desaparecieron igual de rápido que como aparecieron, permitiéndome secar mi frente con el reverso de mi vestimenta.


Off: esta vez narraré en primera persona las acciones de este singular personaje que les acompañara durante cierto trecho de vuestra aventura.

Imagen guía:

Spoiler:

PD: la supuesta "pareja joven" son ustedes.
avatar
Acacia
Dios Gourmet

Mensajes : 140
Fecha de inscripción : 05/02/2013

Hoja de personaje
Nivel: 10000
Exp:
69/69  (69/69)
Mascota: Una criatura todopoderosa que aun no se ha descubierto.

Ver perfil de usuario http://torikoworld.foro-activo.mx

Volver arriba Ir abajo

Re: [Caza - Cooperativo] ~¿Que quieres aceitarme el pecho, pero qué dices?~

Mensaje por Kenshiro el Miér Feb 20, 2013 10:21 am

«¡Oh, Ken-chan! ¿Si yo tuviera un poco de bloqueador solar me dejarías untártelo por todo tu torso… y espalda? Para que no te haga daño ese malvado sol...» ¿Untar mi cuerpo con bloqueador solar? Vaya si que esa chica tenía ideas raras. Pero bueno, no podía negar el hecho de que era bastante interesante, a juzgar por las primeras apariencias y los pensamientos que me vienen a la cabeza de lo que sería capaz de hacerme aquella chica si yo le daba lugar a ello; Suspiré un poco, asintiendo con la cabeza, mordiendome con cierta picardía el labio inferior mientras la miraba fijamente a los ojos, colocando mis manos en mis muslos, tan solo dejándome hacer, dejando que ella acariciara mi torso, mi cuerpo, todo lo que quisiera, no me opondría a ello mientras mi vida no corriera peligro al permitirle eso.

Mientras no tengas deseos de matarme, estaré gustoso de aceptar tus propuestas...— comenté para luego desviar la mirada hacia un costado, moviendo muy suavemente mi cabeza para así hacer sonar mis cervicales. Posterior a eso, volví mi mirar celeste a sus orbes oculares. —No vaya a ser que seas una viuda negra, intentando conquistar a un "iluso", que yo de eso no tengo nada.— agregué. Levantaba lentamente mi brazo izquierdo, flexionándolo un poco como para poder alcanzar bien su rostro, y entonces, con la yema del dedo pulgar zurdo, acaricié muy suavemente el labio inferior de la fémina de cabellos violáceos, pero antes de que pudiera siquiera formular alguna otra palabra, un intenso estruendo se hizo presente en el lugar, y a pocos metros, noté como los escombros de aquel edificio que había explotado, parecía caer sobre nosotros.

"Mierda..."— pensé, mientras notaba como caían aquellos enormes escombros sobre nosotros. Hice a un lado, apartando a Loli por unos momentos, o más bien poniéndola detrás de mi como si aquello fuese a hacer diferencia. Mis músculos se hincharon un poco, y cuando estaba pronto para demoler por completo aquellas rocas para estar a salvo, una sombra apareció ante nuestros ojos, haciendo que esos escombros enormes se desvanecieran como si fueran nada, quedando solamente pequeños escombros, la mayoría polvo de estos que caían sobre nosotros como si fuera una lluvia de cenizas. Arrugué un poco el entrecejo, manteniendo los parpados a medio cubrir mis ojos, y cuando quise notarlo no muy a lo lejos se encontraba un joven rubio, con una apariencia de... cardenal, o algo por el estilo; —Hey, Loli... ¿estás bien? No vaya a ser que no puedas acariciarme más el cuerpo si te dañas las manos.— decía soltando una risa socarrona, mientras me sacudía los escombros de la cabeza como si fuera simple polvo.

¡Oye!— vociferé dirigiendo mi voz a aquel sujeto de apariencia extraña. —¿Tu fuiste el que hizo todo esto?— agregué mientras ladeaba un poco la cabeza hacia un costado, dando pequeños saltos, ya que tenía polvo de escombros hasta en las orejas, realmente un verdadero asco; —¡Hey! ¡Que te estoy hablando!— ponía mis manos a los lados de mi boca, pero al parecer no recibía respuesta, por lo que mirando a Loli de soslayo, recordando que era una clarividente o algo por el estilo... aunque nunca lo confirmó, simplemente preferí sacarme la duda con ella antes de andar haciendo preguntas tontas. —¿Me puedes decir quien es ese tipo? O al menos si fue el quien destruyó los escombros... me sacó todo el posible protagonismo en esto que podría haber tenido.— decía con aparente frustración, aunque realmente me daba igual... pero bueno, nunca venía mal llamar un poco la atención como para hacer las cosas un poco más interesantes.
avatar
Kenshiro
Novat@

Mensajes : 20
Fecha de inscripción : 17/02/2013

Hoja de personaje
Nivel:
Exp:
0/0  (0/0)
Mascota:

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Caza - Cooperativo] ~¿Que quieres aceitarme el pecho, pero qué dices?~

Mensaje por Loli Dragón el Jue Feb 21, 2013 3:31 pm

Y seguramente ese día se convertiría en el mejor día de su vida. ¿Por qué? Sencillo, porque sus manos no dejaban descansar a aquel fabuloso torso masculino. Loli podría pasar todo lo que restaba de su semana manoseando a ese desconocido chico, bueno no tan anónimo ya que sabía su nombre; pero aunque supiese como llamarlo eso no significaba que lo conociera sin embargo que más daba, ella no recordaba a los hombres por sus caras o nombres sino por lo maravilloso de su pecho desnudo y que tan divertido o no era el tocarlos.

¿Sería la recompensa por su buena acción del día? El haberle dicho al pequeño engendro de limonero la verdad sobre su preparación le trajo como regalo ese pecho al descubierto. ¡El Karma! Si, señor; ¡Las fuerzas del bien y del mal!, el misticismo, la fuente de toda la sabiduría y bondad o lo que fuera lo que la estaba premiando se lo agradecía desde lo más profundo de su, corrompido, corazón. Tal vez, la brujería que había hecho en la mañana para atraer ese hobby suyo; cualquier cosa, no importaba si era buena o mala, que haya puesto a ese joven en su camino se había ganado una amiga en ella.

Ahora solo esperaba la respuesta de Kenshiro sobre si podía o no untarle bloqueador, aunque ella no tenia ningún pote de ese menjurje cerca; siempre podría correr hacía algún local y comprar la botella más grande para tener mucho mas tiempo sus manos sobre el sujeto cuando estuviera engrasándole con la crema toda la piel desnuda (y no desnuda) que sus manos lograran alcanzar.

“Mientras no tengas deseos de matarme, estaré gustoso de aceptar tus propuestas...”

Comento con el sonido de sus clavículas de fondo. Esa acción tan masculina hizo soltar un suave suspiro a Dolores, que no supo como su nariz se controlo para no sangrar otra vez. Cuando los ojos celestes del muchacho se posaron sobre ella no pudo más que sonreírle juguetonamente mientras su dedo índice ya no estaba solo en su labor de tocarlo, sino que se habían unido los demás miembros de su mano... menos el pulgar.

"No vaya a ser que seas una viuda negra, intentando conquistar a un "iluso", que yo de eso no tengo nada"

Su nueva pronunciación la hizo soltar una breve y sincera risa, tan suave y picara que combinada perfectamente con su apariencia. El ingenio en sus palabras sin duda alguna le encanto, y más que sentirse ofendía por tal comparación se podría decir que lo tomo como un halago. ¿Viuda Negra? No sería un mal apodo, aunque ya tenía uno… dos no estarían mal.

Antes de poder responderle, el dedo de Ken viajo hasta su labio inferior; acción que la dejo pensativa y expectante por unos segundos pero no pudo saber que continuaría ya que un estallido daño su perfecta atmosfera; y para perjudicar más la escena escombros se hicieron presentes. Loli apenas pudo reaccionar, estaba muy concentrada en su pequeño mundo con Kenshiro que si no fuera por su rápido movimiento colocándola detrás de él quizás se encontraría herida.

Sus orbes se enfocaron en la puesta en escena, una muy extraña si le preguntaban. ¿Una explosión de la nada? Pero por su minuscula obsesión volvió a perderse (nunca estuvo realmente concentrada) en la perfecta espalda de Kenshiro. ¡Hasta su espalda estaba para comerse! ¡Dios! Ella quería tocarla también pero esa interrupción le había dañado toda su tarde, fuese quien fuese que la hizo lo pagaría, claro si lograba desviar su atención del cuerpo desnudo del rubio.

“Hey, Loli... ¿estás bien? No vaya a ser que no puedas acariciarme más el cuerpo si te dañas las manos”

“No vaya a ser que no puedas acariciarme más el cuerpo si te dañas las manos. No vaya a ser que no puedas acariciarme más el cuerpo si te dañas las manos. No vaya a ser que no puedas acariciarme más el cuerpo si te dañas las manos. No vaya a ser que no puedas acariciarme más el cuerpo si te dañas las manos. No vaya a ser que no puedas acariciarme más el cuerpo si te dañas las manos…”

Retumbo por todo su cerebro; de manera tan dramática que su rostro se torno pálido y sintió que el mundo le daba vueltas. ¿Dañar sus manos? Si eso le pasaba no tendría sentido seguir viviendo, no valdría la pena vivir en un mundo donde sus manos no le permitieran tocar torsos masculinos como el de Kenshiro. Un leve tick en su ojo derecho se hizo presente.

- Eehh – musito aun perdida en sus pensamientos trágicos, dándole poca importancia a lo que se desarrollaba frente a ella, y a ese sujetito tan raro al que Kenshiro le gritaba.

“¿Me puedes decir quien es ese tipo? O al menos si fue el quien destruyó los escombros... me sacó todo el posible protagonismo en esto que podría haber tenido”

Parpadeo un par de veces y movió su cabeza para alejar sus malos pensamientos y así volver de a poco a la realidad. Tuvo la intención de responderle “¿Acaso soy adivina para saberlo?” pero se mordió la lengua porque ella si era una especie de adivina pero aun así no estaba lo suficientemente orientada para poder dar con alguna respuesta en el “futuro” de qué pasaba ahí, por lo que mejor era calmarse un poco haciéndose la desentendida.

- ¿Acaso no es tu hermanito? – pregunto en forma de broma luego de ver bien al que había salvado el día: rubio, ojos azules… idéntico a Ken pero de menor tamaño – No sé quien es, nunca lo había visto por la cuidad… aunque no prestó atención a mocosos – pensó lo ultimo al tiempo que buscaba desviar su atención del cuerpo del peli-dorado para poder visualizar mejor los acontecimientos presentes y futuros.
avatar
Loli Dragón
Conocid@

Mensajes : 72
Fecha de inscripción : 06/02/2013

Hoja de personaje
Nivel: 1
Exp:
0/25  (0/25)
Mascota:

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Caza - Cooperativo] ~¿Que quieres aceitarme el pecho, pero qué dices?~

Mensaje por Acacia el Sáb Feb 23, 2013 3:49 pm

Mientras secaba mi propio sudor, noté como el joven y su compañera se dirigían a mi persona, el primero lanzando una pregunta. – ¿Si fui yo quien hizo esto? Joven amigo, si lo hubiera hecho… ¿para qué me molestaría en salvarlos? –. Respondí con tranquilidad mientras una sonrisa se dibujaba en mis facciones mientras los niños me daban las gracias para volver con sus familias. Ya habían tenido mucha acción el día de hoy, eso era cierto. Pero quizás aquello no sería el final del asunto para mi persona, ya que algo me estaba llamando la atención. Escuché una pequeña parte de lo que dijo la muchacha, aunque no me llamó mucho la atención lo que dijo, a pesar de que resultaba curioso el hecho de que hiciera mención de una improbable hermandad consanguínea entre los dos. Vamos, que ambos seamos rubios no quiere decir nada, por no decir que dejando de lado el estereotipo de rubio no nos parecíamos en nada. De todas formas, ahora mismo tenía algo más de lo cual preocuparse.

Teníamos compañía. Y lo peor de todo era que no se veían nada amigables.

Tres cerdos barbacoa se encontraban rodeándonos junto a un enorme Kuendon; ¿de dónde había salido este grupo tan especial? Lo desconocía por completo, siendo que el último era una criatura que requería grandes cantidades de alimento y no le conocían precisamente por formar bandas con los más débiles. Independiente de lo que hicieran aquí o por qué demonios se habían aliado (ya que resultaba obvio que se trataba de un grupo formado especialmente para atacarnos), parecía que no tendría más opción que combatir contra ellos. No quería que la pareja resultara herida, pero creía conveniente el dividir el trabajo por esta ocasión. – Tú, el desvergonzado. Parece que posees células gourmet en tu cuerpo, así que te dejaré al trío de cerdos a ti. Yo me encargaré del grande. Tu encárgate de protege a la joven dama que te acompaña. – Dije mientras me posicionaba delante del gigantesco animal, preparándome para contraatacar en el momento en que lanzaran su ofensiva.

Off: perdonen si el post fue corto y por la introducción tan directa al combate, pero creí conveniente hacerlo y me encontraba algo falto de inspiración.

Nombre: Kuendon.
Nivel de Captura: 10
Breve descripción: Un Kuendon es una criatura muy difícil de cocinar y de comer, por lo que su carne no es considerada buena. Son algo tontos pero son lo suficientemente listos para saber cuándo no deben meterse con alguien si este les supera. Son de color marrón oscuro y sus colmillos sobresalen de su poderosa mandíbula.
Habilidades destacables: Capacidad de volar, fuerza sobresaliente y una mordida capaz de triturar gran variedad de blindajes como si fueran papel.
Extra: Se pueden encontrar cada cierto tiempo en Fortuna Gourmet.
Preparación: doce post.

Nombre: Cerdo Barbacoa x 3
Nivel de Captura: 1
Breve descripción: Los cerdos barbacoa son una especie de cerdo grande, peludo y vicioso cuyos colores predominantes son el rosa y el marrón. Su piel se asemeja a la carne de cerdo a la parrilla y a eso debe su nombre.
Habilidades destacables: Resistencia considerable.
Extras: -
Preparación: dos post.

Pueden decidir si centrarse únicamente en los tres cerditos o bien, arriesgarse e involucrarse en la pelea contra el Kuendon.
avatar
Acacia
Dios Gourmet

Mensajes : 140
Fecha de inscripción : 05/02/2013

Hoja de personaje
Nivel: 10000
Exp:
69/69  (69/69)
Mascota: Una criatura todopoderosa que aun no se ha descubierto.

Ver perfil de usuario http://torikoworld.foro-activo.mx

Volver arriba Ir abajo

Re: [Caza - Cooperativo] ~¿Que quieres aceitarme el pecho, pero qué dices?~

Mensaje por Kenshiro el Sáb Feb 23, 2013 7:23 pm

Iba a responder lo que había dicho Loli, pero simplemente me quedé escuchando lo que el joven de cabellos rubios estaba diciendo. ¿Así que no había sido él quien destruyó los escombros que estaban por caer sobre nosotros? Bah, me daba completamente igual, ahora estábamos a salvo pero me habían robado todo posible protagonismo que podría haber tenido en esos momentos; Me le quedaba mirando algo confundido, para luego virar mi vista hacia la peli violeta, moviendo la cabeza en ademán que me prestase atención.

¿Acaso no sabes lo que va a pasar, o siquiera eres una vidente? Porqué para no saber si somos hermanos o no... Vamos, muy popular no debes ser.— comentaba en un tono algo despectivo y burlón. Realmente debía admitir que aquella chica tenía una actitud particular, e inclusive el joven que parecía un pequeño monaguillo también tenía una manera rara de hablar, casi como... pedante, pero bueno... cada quien hace de su vida lo que quiere, si no me gustaba que me juzgaran a mí, menos los juzgaría a ellos.

Sentí un aroma peculiar, desde lejos ya lo venía sintiendo pero no le presté demasiada atención. ¿Barbacoa? Si, estaba en lo cierto, pero también una presencia mayor, un gran Kuendon, salvaje... que de vez en cuanto solían aparecer por Gourmet Fortune, y también tres cerdos barbacoa... ¿qué tanta suerte podría tener hoy con la comida? Vamos, que además si capturaba a ese Kuendon podría venderlo por una buena pasta en el mercado negro, por más que no sea demasiado delicioso para comer, a alguien le vendría bien, nunca se sabe; Escuché la voz de aquel rubio, y prestando atención a sus palabras luego solté una intensa carcajada, renegando con la cabeza.

Ni lo sueñes, niño... estos bichos son míos... tanto el Kuendon como los Cerdos Barbacoa.— comenté sonando mis nudillos y mis cervicales del cuello. Posterior a eso, sin perder tiempo, miré de reojo a Loli, indicándole algunas cosas. —¿Puedes adivinar algo? Pruébame que eres buena y posiblemente recordaré tu nombre más seguido...— dije en un tono algo elevado, para que me escuchase entre los gruñidos y quejidos de los cerdos, algo baboso por el aroma y sabor que posiblemente esas pequeñas criaturas porcinas tendrían. —Dime... el punto débil y el tendón principal en las piernas del Kuendon, cuanto antes mejor... aprovecharé a distraerlos mientras tú te concentras. Apúrate, primor... y escóndete si tienes miedo, o mira mi cuerpo... lo que quieras, pero que no te maten...— comenté para luego guiñarle el ojo izquierdo.

Caminé hasta donde el rubio, y posándome a un lado del niño, inclusive dándome el tupé de pecharlo para robar un poco de "protagonismo". —Venga... no te vayas a ensuciar mucho las manos... déjame todo a mí, suficiente ya con que hayas roto los escombros... lo sé, tienes olor a cemento en las manos.— murmuré sonriendo de medio labio, me puse en posición de combate, desenvainando aquellas dos pequeñas dagas de filo negro, girando estas en mis manos de forma hábil, y entonces, me puse derecho, indicándole a aquella enorme criatura que viniera a nosotros moviendo los dedos de mi mano izquierda. Sonreí de forma confiada y empecé a dar pequeños saltos, casi como si estuviera 'danzando' o marcando un ritmo en combate. —¡Bring it on!— exclamé casi como si fuera una especie de rugido, inclusive una sutil aura grisácea apareció a mi alrededor, aunque fue por un segundo, casi dos. El combate recién comenzaba, y ya estaba dándome hambre...
1000/1000 Kilocalorías
avatar
Kenshiro
Novat@

Mensajes : 20
Fecha de inscripción : 17/02/2013

Hoja de personaje
Nivel:
Exp:
0/0  (0/0)
Mascota:

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Caza - Cooperativo] ~¿Que quieres aceitarme el pecho, pero qué dices?~

Mensaje por Loli Dragón el Dom Feb 24, 2013 12:25 pm

Los orbes violáceos de Loli pasearon del niño rubio a Kenshiro. ¿Por qué tenía que haber pasado eso? Ella estaba tan feliz teniendo esa pequeña charla con el sujeto sin camisa como para que una explosión, que salio de la nada, dañara toda la situación que pudo haber llegado tan lejos como para descubrir otros músculos del oji-azul. Con pesar, Dolores, miró los escombros y los ancianos que había salvado el mocoso; ella los conocía, después de todo siempre pasaba por esa calle para llegar hasta su negocio. Una pareja de abuelitos conservadores y ciertamente muy amables aunque a veces la veían de forma extraña por su particular manera de ser no obstante siempre tenían un “Buen día” o un “¿Cómo estás?” tal vez debido a que como vidente evitaba casi en un 96% los ataques de los monstruos que solían tomar a Fortuna Gourmet como jardín de juegos.

Un leve escalofríos recorrió la columna de Dolores, una sensación conocida porque era la que sentía cada vez que el peligro estaba cerca… pero en esos momentos su mente estaba demasiado congestionada por los hechos ocurridos ante ella (sobretodo la piel desnuda de Kenshiro) como para poder prestar atención a las señales sobrenaturales que la catalogaron como clarividente y que le ayudaban en su día a día, para acciones buenas y en ocasiones no tan buenas.

“¿Acaso no sabes lo que va a pasar, o siquiera eres una vidente? Porqué para no saber si somos hermanos o no... Vamos, muy popular no debes ser.”

Pronuncio Kenshiro, haciendo que Loli lo mirase de una manera particular, como si sus palabras la fueran ofendido no obstante ella si era popular… bueno en realidad entre las mujeres que querían vengarse de sus malvados ex novios por alguna traición ya que sus brebajes estaban dirigidos a causar efectos negativos en el cuerpo de quien los tomase, pero eso era otra historia. Aunque ella pareciera perfecta no lo era… es más ¿Quién era perfecto? Nadie, y como todo humano poseía sus debilidades y oscuridad; y si en ese momento fuese estado más atenta a todo lo que ocurría y no solamente al sujeto sin camisa se fuera percatado mucho antes, de que ni siquiera entraran a la cuidad, de los invasores particulares que estaban llegando.

Tres cerdos barbacoas en compañía de un Kuendon o mejor dicho, ¿Liderados por un Kuendon? Desde cuando esa bola de carne inservible utilizaba su cerebro para elaborar esa especie de sociedad con los peludos olorosos. ¿Qué demonios estaba sucediendo ahí? Porque esa escena no era común, para nada normal. Quizás era mejor concentrarse para ayudar a eliminar a los intrusos.

El mocoso vestido de monje hablo, cómo si estuviera dando ordenes a Kenshiro; no tenía la altura pero si la actitud suficiente para ponerse de tú con los mayores ¿dónde habían quedado los buenos modales de los niños? En sus tiempos, y no es que fuera vieja, el respeto siempre iba primero. Para la sorpresa de Loli, el descamisado le respondió que todo no se metiera, que todo era de él. ¡Qué Varonil! Y más aun cuando toda esa palabrería iba sumada a su piel al descubierto. Seguro verlo pelear contra esos animales iba a ser todo un espectáculo; Dolores ya se lo imaginaba: El sudor recorriendo su pecho, el viento en su cara, la adrenalina en su esencia…

- Demasiado para mi… - pensó llevando su mano derecha a su nariz sabiendo que solo sería cuestión de segundos para que la sangre brotara dejando al descubierto sus pensamientos… no tan santos.

“¿Puedes adivinar algo? Pruébame que eres buena y posiblemente recordaré tu nombre más seguido...”

Le hablo Kenshiro pero más que despertarla de sus pensamientos la hicieron caer aun más hondo cuando la palabra “Pruébame” reboto por toda su cabeza. ¡Si, ella quería probarlo! Y más con esa aura que ahora lo recubría, como si fuera el macho dominante de ese lugar y su pecho brillando a la luz del sol por causa del sudor que se deslizaba hasta perderse en su pantalón. Y así fue como el calido liquido carmesí baño su mano; ¡Bendita reacción secundaria de sus pensamientos!

“Dime... el punto débil y el tendón principal en las piernas del Kuendon, cuanto antes mejor... aprovecharé a distraerlos mientras tú te concentras. Apúrate, primor... y escóndete si tienes miedo, o mira mi cuerpo... lo que quieras, pero que no te maten...”

¿Lo escuchó? Si pero quien iba a poder concentrarse cuando el sujeto sin darse cuenta la hacia marearse de la “pasión” obsesiva que tenía por el cuerpo masculino. ¿Mirar su cuerpo? Eso era lo que estaba haciendo, desde hace un buen rato; es más quería era tocarlo y si podía morderlo… ¿A qué sabría? Posiblemente sería un exquisito sabor…

- Dolores… ¡Basta! – se reprocho internamente cerrando sus ojos con fuerza para dejar de ver al guapísimo de Kenshiro y así intentar concentrarse… - Él no necesita mi ayuda, el enano monje dijo que tenía células gourmet así que va a poder con esos animalitos… no necesito concentrarme en nada más que en su cuerpo – pensó ya que lo ultimo que deseaba era perder ese cuerpo musculoso de su vista – No, no debo ser egoísta… además mientras más rápido termine con esas cosas… más rápido volverán mis manos a su pecho… ¡Si, eso! – concluyendo; determinada a concentrarse para buscar los puntos débiles del Kuendo.

Con toda su fuerza de voluntad se volteo y corrió en sentido contrario a Kenshiro; debía alejarse de él para desprenderse de los pensamientos “indecentes” que cursaban su mente y no la dejaban actuar como vidente. Cuando estuvo lo suficientemente alejada se volteo enfocándose solo en el Kuendo, si miraba hacia Kenshiro inevitablemente se perdería en su pecho y adiós visión.

- ¡Punto débil! ¡Punto débil! ¡Punto débil! ¡Punto débil! – se repitió viendo al monumental conglomerado de carne, sin despegar su mano de la nariz. Y así fue como lo vio, no el punto débil sino el Tendón Principal - ¡KEN-CHAN! – le grito para llamar su atención al tiempo que cerraba sus ojos para no verlo - ¡ARRIBA DE LA RODILLA IZQUIERDA! – le volvió a gritar sin mirarlo; quedándose lejos de la acción para poder concentrarse mejor.


LEER:
¿Tendón? ¿Punto Débil? ¡Que sé yo! Espero no este mal Y__Y
avatar
Loli Dragón
Conocid@

Mensajes : 72
Fecha de inscripción : 06/02/2013

Hoja de personaje
Nivel: 1
Exp:
0/25  (0/25)
Mascota:

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Caza - Cooperativo] ~¿Que quieres aceitarme el pecho, pero qué dices?~

Mensaje por Acacia el Mar Feb 26, 2013 6:14 pm

Simplemente no podía creer lo que escuchaba. Nunca había conocido a un sujeto tan temerario, arrogante y tonto en lo que llevaba de vida, aunque quizás no fuera la persona indicada para señalar los defectos de otros. – Chico, esto no es un juego. Y estas criaturas no son simples bichos, son bestias peligrosas, sobretodo ese dragón. ¿Acaso quieres-? – No pude concluir mi interrogante, ya que justo en ese momento uno de los tres cerdos se abalanzó contra mi; pude esquivarlo con pocos segundos de reacción, aunque fui descuidado y bajé la guardia el tiempo suficiente como para que el Kuendon logrará golpearme con su cola justo al nivel de mis costillas, mandándome contra el muro más cercano. El golpe en sí mismo no había sido grave ni letal, pero fue lo suficientemente fuerte como para sacarme el aire. – ¡Huyan! – Grité con la leve esperanza de que aquellos chicos entraran en razón, aunque desde el punto en donde me encontraba pude apreciar como los tres Cerdos Barbacoa rodeaban al muchacho de cabellos rubios, corriendo en círculos a su alrededor con la clara intención de mantenerlo “enjaulado” mientras el Kuendon se preparaba para, posiblemente, tragarlo entero.

Dicho y hecho, aquel monstruoso dragón abrió peligrosamente sus fauces y se lanzo veloz como una bala hacia al que de ahora en más consideraría “su presa”.
avatar
Acacia
Dios Gourmet

Mensajes : 140
Fecha de inscripción : 05/02/2013

Hoja de personaje
Nivel: 10000
Exp:
69/69  (69/69)
Mascota: Una criatura todopoderosa que aun no se ha descubierto.

Ver perfil de usuario http://torikoworld.foro-activo.mx

Volver arriba Ir abajo

Re: [Caza - Cooperativo] ~¿Que quieres aceitarme el pecho, pero qué dices?~

Mensaje por Kenshiro el Miér Feb 27, 2013 3:17 pm

Ignoraba por completo cada palabra que el joven pelirrubio me decía. No porqué fuera un maleducado ni nada por el estilo, sino directamente que sus consejos eran tan pedantes como lo era yo. ¿Dejarle toda la diversión a él? Ni de broma. En fin, allí me encontraba, tan cerca del Kuendon que inclusive parecía ser bastante intimidante. Loli por su lado se alejó lo suficiente como para ponerse a seguro y así poder ayudar en lo que le había pedido. Pero de un segundo al otro y cuando quise pensarlo, el joven de cabellos rubios fue golpeado de un coletazo de aquella criatura gigantesca. Solté una sonora carcajada como si me causara gracia, y luego di unos pequeños saltos escuchando aquel "¡Huyan!". Arqueé una ceja y simplemente renegué con la cabeza mientras me sonaba los nudillos. —¡Ni de coña! ¡Esto promete ponerse interesante!— vociferé dirigiendo mi palabra al contrario.

Flexioné mis piernas, poniendo mi cuerpo totalmente erguido. Mis brazos también, un poco doblados y puestos a los lados de mi cuerpo, comenzando a gruñir, notándose mi dentadura y hasta el punto que llegaba a verse las encías. Arrugué notablemente el entrecejo, mis ojos inclusive llegaban a palpitar pareciendo que tuvieran un tono diferente en el iris. Si, estaba usando la intimidación. Un aura grisácea empezó a salir de mi cuerpo como una especie de vapor, buscando obviamente paralizar o hacer correr a aquellos cerdos barbacoa, de todas maneras luego podría rastrearlos una vez terminado el combate contra el Kuendon, teniendo el cuenta mi olfato desarrollado y sensible; Aquella aura temible e intimidante, aquel dragón de tamaño imponente y armadura gris apareció detrás de mi como si fuera una extensión de mi alma. Entre que hice aquello y escuché aquella advertencia de Loli, una sádica sonrisa se dibujó en mi rostro, soltando una risa sumamente elevada y ladina.

¡Entendido!— exclamé largando en estampida. Me deslicé por el suelo agachándome. Flexioné mi pierna izquierda y dejé estirada la derecha, buscando pasar por debajo de aquel ataque que esa criatura colosal hizo con sus fauces. En tal caso que aquello principal se lograra, me levantaría a toda velocidad, concentrando todas mis energías en mis músculos de brazos, notándose como se hinchaban un poco y marcaban las venas en estos, dando un potente salto luego de flexionar un poco mis piernas. Abrí los brazos para ponerme en posición mientras me dirigía directamente hacia su pierna izquierda, lanzando así mi ataque principal.

¡Doragon Shōgeki!— vociferé a la par que cerraba rápidamente mis brazos con aquella aura buscando 'morder' la zona que Loli me había dicho, con todas las fuerzas posibles. Buscaba no solamente destruir el hueso, sino también buscar todo posible punto débil que ese monstruo, ese dragón poderoso pudiera tener. Me había quedado a escasos centímetros de su cuerpo realmente, por lo que luego de atacar, fuera cual fuera el resultado, buscaría escabullirme a través de sus piernas, alejándome lo más posible al menos del alcance de su cola, que podría ser lo menos predecible que sus ataques podían tener...

Técnica Usada:
Nombre: Doragon Shōgeki {Dragon Impact}
Descripción: Subiendo su brazo izquierdo y bajando el derecho, Kenshiro imita las fauces de un gran dragón con ambas de sus extremidades, y luego, corriendo hacia su contrincante, une los brazos como si fuera un gran mordisco. Este movimiento de los brazos crea un aura que tiene la forma de unas fauces filosas y poderosas de un dragón, representando obviamente la dentadura mortal de su aura intimidante. Haciendo uso de sus conocimientos, puede "morder" partes especificas de un cuerpo, para entorpecer al enemigo, sean nervios, romper huesos, etc.
Nivel: 1
Kilocalorías: 100
900/1000 Kilocalorías
avatar
Kenshiro
Novat@

Mensajes : 20
Fecha de inscripción : 17/02/2013

Hoja de personaje
Nivel:
Exp:
0/0  (0/0)
Mascota:

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Caza - Cooperativo] ~¿Que quieres aceitarme el pecho, pero qué dices?~

Mensaje por Loli Dragón el Dom Mar 03, 2013 8:27 pm

Su vista viajaba por toda la escena, curiosa escena, que se desenvolvía a varios metros de ella, sin embargo nunca se enfocaba en el hombre con células gourmet que peleaba contra un gigantesco Kuendo. ¿Por qué no? Sencillo porque si sus orbes violáceos se posaban sobre él… su mente volvería a nublarse con pensamientos, algo, lascivos sobre el torso desnudo del sujeto. Por esa razón miraba al piso, al cielo, a los lados, al niñito vestido como monje, a los tres asquerosos cerdos barbacoas hasta al dragón pero nunca al de cabellos dorados.

- Loli… concéntrate – se animo internamente mientras limpiaba el rastro de sangre de la nariz, liquido carmesí que fluyo cuando sus pensamientos se desviaron del objetivo (no el objetivo de su vida, el cual se traduce simplemente en toquetear a sujetos sino el de visualizar la forma de vencer fácilmente a esas 4 bestias).

Y como por arte de magia en ese instante una visión fugaz paso por ella. Veía como al pequeño héroe lo derrumbaba la cola del dragón, sacándole todo el aire de su diminuto, y nada atractivo, cuerpo. Cuando regreso a la realidad lo busco con su mirada pero antes de poder darle un grito de advertencia el evento que vio pasar por su interior estaba ocurriendo frente a sus ojos. Solo le quedo sentir pena por aquel doloroso golpe pero en retrospectiva él se lo busco por meterse con esos animales y ser tan fanfarrón como para creer que saldría ileso.

Dolores escucho la voz de Kenshiro, reclamándole al monje enano sobre eso de “Huir”… casi, casi cometió el error de voltear a mirarlo pero se detuvo a tiempo. Y ahí fue cuando una nueva visión se apodero de sus ojos. “Los tres cerdos rodeaban a Kenshiro, encerrándolo en una especie de circulo de la muerte con el Kuendo… que peligrosamente abrió sus fauces y se lanzo velozmente sobre el rubio…” En ese momento todo se volvió borroso hasta que la imagen de los tres cerdos en el suelo, muertos por un golpe contundente en la cabeza la hizo despertarse de su estado de “médium”.

Cuando regreso al presente, busco a los tres animalitos que había visto muertos en su predicción. Ahora solo tenía que decirle a su “torso sexy” que para derrotarlos debía golpearlos fuertemente en la cabeza, eso por lo menos arreglaría la mitad del problema porque el gigante dragón aun estaba borroso en sus visiones y ni hablar del extraño monje bebe y la explosión que había comenzado todos esos eventos desafortunados; y no, no porque hiciera Boom una tienda o porque la cuidad estuviera siendo atacada por bestias ¿A quien le importaba eso? Eran desafortunados porque a raíz de ellos Loli tuvo que quitar sus manos y sus ojos del perfecto cuerpo de Kenshiro.

Ahora la pregunta era ¿Cómo le diría a Ken-chan sobre la manera de derrotar a los cerdos? Desviar su atención no parecía buena idea, por lo que quizás el mocoso podría serle de ayuda o de cebo en el peor de los casos para salvar a Kenshiro y su exquisito pecho. Sin perder tiempo corrió hasta dónde había sido lanzado el niño después de su encuentro con el dragón.

- ¿Estás bien? – le pregunto, aunque le importara un bledo su estado de salud – ¿Quieres ayudar? Ve y golpea a algunos de esos cerdos en la cabeza, para que le muestres a Ken-chan como acabarlos mientras yo pienso en la forma de detener al Kuendo ¿Entendiste? – le comento tomándolo por uno de sus bracitos y, prácticamente, lo obligo a ponerse de pie – Ve, no pierdas tiempo; es por el bien de la cuidad… y de preservar ese pecho intacto – pensó dándole un par de palmaditas en la cabeza al niño para luego internarse en si misma y percatarse de que algo no cuadraba en toda esa situación...
avatar
Loli Dragón
Conocid@

Mensajes : 72
Fecha de inscripción : 06/02/2013

Hoja de personaje
Nivel: 1
Exp:
0/25  (0/25)
Mascota:

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Caza - Cooperativo] ~¿Que quieres aceitarme el pecho, pero qué dices?~

Mensaje por Acacia el Mar Mar 05, 2013 5:04 pm

NPC:

¿Que lo ayudara? Me mostraba agradecido ante la repentina ayuda de esa joven mujer, pero aparentemente era tan cabeza hueca como el otro muchacho. – Ayudarlos es lo que he tratado de hacer desde que llegue, joven – dije como toda respuesta mientras me reincorporaba con ayuda de la muchacha de cabellos morados. Repasé la situación mientras escuchaba de las indicaciones que se me daban, muy certeras por cierto; golpear con fuerza en la cabeza a esas bestias sería la forma más fácil de sacarles del juego y dejar al dragón como único adversario. Aquello podría realizarlo en un momento si no fuera porque ese hombre de cabellos rubios se había involucrado, pero debía actuar pronto si deseaba salvarle la vida a ese sujeto que neciamente se quedó a combatir, pasando olímpicamente de todas mis advertencias; sin duda, ese hombre me resultaba un tanto molesto. Pero no era mi deber juzgar a nadie, ni mucho menos era lo que debía hacer en estos momentos.

Sin dar cuenta a mis acciones, me lancé hacia delante con intención de involucrarme en la batalla, pero una fuerza impidió que pudiera moverme del todo y una vez más fui lanzado hacia atrás, atravesando esta vez la pared de una casa cercana. Caí sobre una mesa mientras era utilizada como refugio por la familia que habitaba en la vivienda, los cuales obviamente se habían percatado de la presencia de aquellas bestias, considerablemente cercanas al sitio en cuestión; los padres abrazaron con temor al único hijo que tenían, utilizando sus cuerpos como escudos al pensar que aquel estruendo había sido realizado por una bestia y no por mi persona, aunque pronto se darían cuenta de esto al verme caer estrepitosamente frente a ellos. ”¿Qué me golpeó?” pensé, aunque sin tiempo para recomponerme recibí otro golpe aun más fuerte si cabía, lanzándome por el aire hasta atravesar de golpe el techo de la estructura, seguido de otro que logró alejarme varios metros del campo de batalla.

– Ñee… lo siento monaguillo, pero no quiero que te involucres en esto – escuché al tiempo que caía sobre tierra firma otra vez, vislumbrando a una extraña figura, pequeña y de cabellos canosos que se plantaba justo frente a mi…

_____________________________________________________________________

(Volviendo con ustedes)

Aquel pelirrubio que con un derroche de fuerza se lanzó contra el Kuendon logró en parte su objetivo; gracias a la información recabada por la vidente, el joven que respondiera al nombre de Kenshiro acertó un fuerte golpe en un punto débil del gigantesco animal, logrando que este cayera torpemente sobre las tres criaturas porcinas, dejándoles inconscientes después de que estas recibieran un fuerte golpe en la cabeza respectivamente contra los escombros de la tienda. Que irónica resultaba la situación de aquellas cuatro bestias que, si bien entraron al combate con aires de confianza y superioridad, habían cometido un error garrafal que puso en ridículo al dragón que las lideraba. Pese a ello, este aun no estaba ni cercanamente acabado, ya que después de todo no bastaría sólo un golpe para derrotarle.

La enorme criatura se puso en pie con engañosa dificultad y, en un acto a traición, lanzó un poderoso golpe de su cola directamente a los pies de su contrincante, pero sin ser estos su verdadero objetivo. Decantándose por golpear potentemente el suelo donde pisaba el pelirrubio, abrió una enorme grieta que se cernió hasta donde no llegaba la vista y de la cual saltaron varios trozos del pavimento, siendo varios de estos los que se dirigirían a la vidente, lo cual sin duda lograría nublar su vista por algún tiempo. Además, como un golpe de suerte, la grieta se abría y despegaba lo suficiente justo entre las piernas de la muchacha como para dificultarle mantenerse en pie.

El golpe que ejerció la criatura no había sido intencionalmente para ganar ventaja, sino en busca de intimidar a su contrincante; pese a ello, y aunque no se les reconocía precisamente por su inteligencia a los individuos de su especie, no era más que cuestión de tiempo para que el Kuendon se diera cuenta que era ella la que guiaba la mayoría de las acciones de Kenshiro. Pero por el momento, el tonto pero peligroso animalejo se limitó a lanzar un potente rugido ante de lanzarse de nuevo contra el Bishokukai de bajo rango.

________________

Off:

Decidí sacar al primer NPC de momento para aumentar la fluidez de mi narración y, obviamente, para darle protagonismo a la batalla entre Kenshiro y el Kuendon. Pese a ello, diré por adelantado lo siguiente: Loli, aunque no lo hayas hecho, te recuerdo que no puedes asegurar la derrota de una criatura. Solamente puedes indicar sus puntos débiles, los cuales al ser recibidos cuentan como un golpe más fuerte de lo usual (aunque cabe mencionar que esta bestia podría ser capaz de evadir un ataque torpe, por lo cual recomiendo no subestimarlo), pero hasta ahí; el que venzan al Kuendon o no dependerá de cómo se muevan de aquí en adelante.
avatar
Acacia
Dios Gourmet

Mensajes : 140
Fecha de inscripción : 05/02/2013

Hoja de personaje
Nivel: 10000
Exp:
69/69  (69/69)
Mascota: Una criatura todopoderosa que aun no se ha descubierto.

Ver perfil de usuario http://torikoworld.foro-activo.mx

Volver arriba Ir abajo

Re: [Caza - Cooperativo] ~¿Que quieres aceitarme el pecho, pero qué dices?~

Mensaje por Kenshiro el Miér Mar 06, 2013 2:42 pm

Al notar como el ataque que había hecho había surtido efecto, y que inclusive los Cerdos Barbacoa habían quedado un tanto entorpecidos por tener a ese armatoste de criatura caer encima de ellos, sonreí de forma animada. El que hubiera tenido uno de los puntos débiles ya jodidos, significaba que al menos tenía un poco más de ventaja, pero no podía quedarme papando moscas como un imbécil confianzudo, por más que a veces lo fuera y un cabezotas; Me quedaba mirando al Kuendon, notando como se levantaba y lanzó un sorpresivo coletazo. Abrí mis ojos de par en par e intenté saltarlo, pero su ataque no fue específicamente dirigido a mi, sino al suelo para así enviar escombros hacia la joven Loli, clarividente de Gourmet Fortune.

¡Cuidado!— vociferé a modo de aviso. —¡Sigue dándome información, ya no me sirven los puntos débiles! ¡Necesito un punto mortal!— agregaba en ese griterío algo acallado por los estruendos que causaban los movimientos y golpes de la criatura contra la que estaba luchando. Arrugué notablemente el entrecejo, inclusive parecía que se arrugaba casi toda mi frente; —"Jodido bicho de los huevos... muérete ya..."— pensé mientras me concentraba lo suficiente para no perder el equilibrio. Me encontraba al lado debilitado del Kuendon, por lo que tendría que pensar rápido antes de poder hacer algo que me terminase jodiendo.

Tengo que evitar que siga jodiendo a mis ojos secretos...— murmuré hablando conmigo mismo. —Será mejor que haga algo con esos ojos suyos... hijo de su madre, que seguro lo quería como amigo nomas...— agregaba a mis palabras; Notaba como parecía querer atacarme de nuevo, por lo que sonriendo de una forma confiada, di un rápido salto hacia la derecha, rodando por el suelo y sin perder el tiempo, comencé a correr alrededor del Kuendon, buscando así su pierna jodida, la cual obviamente le imposibilitaría girar tan rápido hacia ese lado, ya que su rodilla izquierda estaba jodida por mi ataque anterior. Salté hacia su muslo, 'clavando' mis dedos en su piel/escamas.

Buscaría trepar por su cuerpo, queriendo llegar a la zona trasera de su espalda. Sus alas parecían agitarse un poco, pero en lo único que me concentraría sería en buscar con mis pies, pisando con intensidad mientras me aferraba con mis manos a su cuerpo, clavando mis dedos en su carne, queriendo encontrar la zona más protuberante de su columna vertebral, y fue entonces cuando llegara a la nuca del Kuendon, esperando encontrar la suficiente estabilidad en mis pies, que abriría los brazos y los cerraría exclamando el nombre de aquella técnica que anteriormente había hecho.

¡Doragon Shōgeki!— vociferé para luego cerrar mis brazos en la zona de su nuca, con aquella aura grisácea en forma de mandíbulas, obviamente buscando dislocar... no, romper, triturar por completo las primeras vertebras que unían el cráneo con la columna en si. Si aquello funcionaba a la perfección, seguramente conseguiría dejar indefenso e inútil a aquella criatura de gran escala, esperando obviamente, que Loli además todavía siguiera en pie, todavía seguía teniendo ganas de seguir aquello conforme acordamos de que me pasaría "bloqueador solar" con sus delicadas manos cuando todo esto terminara.
800/1000 Kilocalorías
avatar
Kenshiro
Novat@

Mensajes : 20
Fecha de inscripción : 17/02/2013

Hoja de personaje
Nivel:
Exp:
0/0  (0/0)
Mascota:

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Caza - Cooperativo] ~¿Que quieres aceitarme el pecho, pero qué dices?~

Mensaje por Loli Dragón el Miér Mar 06, 2013 9:35 pm

“Ayudarlos es lo que he tratado de hacer desde que llegue, joven”

Fue la vocecita que dejo la boca del pequeño rubio. ¿Acaso le había preguntado eso? ¡Claro que no! Le había ordenado, sutilmente, que fuera a rescatar a su pecho sexy, que evitara que aquel monumento cultural sufriera daños en esa extraña batalla; pero el mocoso salio con una respuesta totalmente diferente como si poseyera el total conocimiento de lo que sucedía ahí, lo que causo un fugaz gesto de sospecha en la peli morada.

¿Qué era ese niñito? ¿Por qué estaba ahí, casualmente, en ese momento? ¿Por qué actuaba como si el monopolio del conocimiento estuviese en sus manitas? ¿Y peor aun… por qué estaba borroso en sus visiones? Todo resultaba intrigante e incierto sin embargo dudar de alguien que estaba “tratando” de ayudar a la cuidad no era correcto en muchos sentidos además qué malas intenciones podía tener esa criatura vestida de monje para con Fortuna Gourmet, ninguna… superficialmente ninguna.

A pesar de sus palabras altaneras (así las interpreto Loli), el nene de nombre desconocido pareció acatar las indicaciones de la vidente. Seguramente entrando el engreído monaguillo a la contienda la vida de esas bestias terminarían en un abrir y cerrar de ojos; y así sin más distracciones la fémina volvería a las acciones que implementaba sobre el cuerpo de Kenshiro antes de que terminara a tantos metros de distancia de él, lo cual resultaba una tortura debido a que el hombre estaba sin camisa ¡SIN CAMISA! Mostrando la mitad de arriba de su escultural cuerpo.

- Si, ve pequeñín distrae a esos animales para que Ken-chan pueda acabarlos – pensó fijando sus orbes en la espalda del rubiecito y esperando a que su intervención ayudara a concluir esa inoportuna lucha.

Loli sintió curiosidad por lo que haría el jovenzuelo, después de todo estuvo actuando de manera soberbia sobre eso de ayudarles, de que corrieran por sus vidas, bla bla; que ver en acción sus supuestas habilidades generaron interés en la vidente pero algo ocurrió, algo sin lugar a dudas interesante y extrañamente conveniente. El niño a pesar de tener toda la actitud de participar activamente en la lucha fue lanzado como por arte de magia lejos del área de combate, tan estrepitosamente que choco contra la pared de una vivienda que servia como refugio para alguna familia.

- ¡Oh! – musito Loli al escuchar el estruendoso aterrizaje del mocoso a lo lejos – Vaya, eso si que fue irónico y gracioso… - se dijo internamente evitando que una risita burlona se escapara de sus finos labios.

La mujer debía admitir que ese evento cada vez se tornaba más raro, quizás era mejor darse la media vuelta e irse de ahí mientras aun estaba al margen, pero a pesar de ser tentadora la idea de huir la borro inmediatamente de su mente; No, no por esa devoción de los videntes de ayudar a la cuidad sino porque sabia que pocos hombres se dejarían toquetear como lo había hecho Ken-chan, además ella quería continuar lo que habían dejado casi por la mitad. No lo podía evitar.

“¡Sigue dándome información, ya no me sirven los puntos débiles! ¡Necesito un punto mortal!”

La voz de Ken-chan se escucho a lo lejos, lo que hizo que Loli regresara a eso de concentrarse para poder visualizar algunos destellos del futuro. Por suerte el gigante dragón estúpido había casi noqueado a sus amiguitos de juerga de ese día. Menudos idiotas esos 4 animales y así pretendían causar terror en la cuidad, más bien daban risa… en Dolores así era, pero siendo ella una personita tan peculiar era de esperarse que tuviera un humor medianamente retorcido.

“El dragón golpeando el suelo con su cola envió un ataque disfrazado a los pies de Kenshiro, que realmente iba dirigido hacia Loli Dragón… una grieta abriéndose hasta donde ella se encontraba”

Paso por los ojos violáceos de la mujer de cabellos cortos, para luego cumplirse segundos después pasando la situación de rara a inaudita. El tonto Kuendo golpeo con su cola el suelo generando una grieta en dirección de Loli. ¿Acaso esa cosa de carne inservible estaba usando su media neurona? Aparentemente si. Con dificultad, y moviéndose lo más lejos que pudo de la dirección de la grieta (ayudada con su visión), logro evitarla en gran parte aunque por lo rápido e insólito de la acción termino cayendo al suelo, y sin pensarlo poniendo sus manos como soporte para no impactar tan bruscamente ¡Grave error!

- ¡Augh! – musito al sentir el contacto del pavimento con las palmas de sus delicadas manos – Eso estuvo cerca… - susurro mientras levantaba sus manos del suelo para ver por qué dolían - - estaban aporreadas con algunos rastros de sangre. ¡Sus preciosas manos estaban heridas! – M…mis… ma…manos… - tartamudeo entrando en una especie de shock. Con sus manos así no podría tocar a ningún hombre durante días, quizás semanas. ¡Catástrofe Total! – Vas… a… pagarlo… - pronuncio más para ella que para el publico, luego se levanto vertiginosamente fijando sus orbes en la enorme bestia - ¡TU ANIMAL DESCEREBRADO! ¿Cómo demonios te has atrevido a atacarme? – le grito demostrando lo iracunda que se encontraba en ese instante – ¡Kenshiro distráelo un poco más, solo necesito un poco más de tiempo para enviar a ese pedazo inservible de carne al infierno! – pidió al rubio mayor, olvidándose de su dolor, se concentraba para buscar predecir los movimientos que llevarían a la muerte más dolorosa al Kuendo o eso esperaba.



Off:
Okas, Acacia, sorry ^^; no entendí bien el ataque del dragón, espero haberlo hecho bien
avatar
Loli Dragón
Conocid@

Mensajes : 72
Fecha de inscripción : 06/02/2013

Hoja de personaje
Nivel: 1
Exp:
0/25  (0/25)
Mascota:

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [Caza - Cooperativo] ~¿Que quieres aceitarme el pecho, pero qué dices?~

Mensaje por Acacia el Lun Mar 11, 2013 4:20 pm

Debido a sus tremendas dimensiones, el Kuendon no podía escapar del golpe que el pelirrubio le propinó; aunque y debido a estas, el golpe sólo debilito al animal menos de un tercio del daño que pudo haber generado en una criatura de menores proporciones. A pesar de esto, la criatura trastabillo y estuvo a punto de caer, pero pudo continuar en pie gracias a lo poco que quedaba de la tienda, apoyándose de estos con sus cortos brazos. Aunque ya estaba en las últimas, el enorme animal utilizó su cola como un látigo y, de un golpe limpio sobre la espalda del muchacho, bajó a su agresor mandándolo a pocos metros de su compañera civil. La ventaja ahora se la llevaba el dúo de humanos gracias a las habilidades psíquicas de la dama pervertida, aunque el Kuendon no se dejaría vencer. No todavía.

El animal ciertamente habría sucumbido hace mucho si no fuera porque, a pesar de ser un bobalicón integral sabía que las cosas empeorarían si claudicaba ahora; no era su vida la fuente de su motivación y a primera vista cualquiera que conociese la naturaleza de los de su raza sabría de antemano que algo estaba ocultando tras su fachada de criatura ruda. Dirigió una mirada hacia sus contrarios poco antes de lanzar un fuerte rugido intimidatorio, buscando equilibrar las cosas otra vez o por lo menos ganar un poco tiempo, temiendo lo que pudiera pasarle si no lograba al menos esto último.

Off: De aquí en adelante, como ya lo habíamos hablado, será Frohze su narrador. Hoy no pudo contestar por ciertos inconvenientes, aunque tratará de que no se repita.

Volviendo al tema, el Kuendon ahora mismo está usando su Intimidación, por lo cual la cosa quedaría así:

- El efecto sobre Loli es algo grande y no podrá moverse durante este turno, ya que se aplica una gran diferencia de poder entre el Kuendon y ella al no contar esta última con Células Gourmet.

- Kenshiro ha recibido un buen golpe, pero no lo suficientemente fuerte para sacarlo de combate. Simplemente le habrá quitado el aire y ostentará un gran moretón en la espalda, como mucho. Además, no se ve del todo afectado por la Intimidación de la criatura.

Eso es todo, pueden continuar y lamentamos las molestias ocasionadas.
Un saludo.
avatar
Acacia
Dios Gourmet

Mensajes : 140
Fecha de inscripción : 05/02/2013

Hoja de personaje
Nivel: 10000
Exp:
69/69  (69/69)
Mascota: Una criatura todopoderosa que aun no se ha descubierto.

Ver perfil de usuario http://torikoworld.foro-activo.mx

Volver arriba Ir abajo

Re: [Caza - Cooperativo] ~¿Que quieres aceitarme el pecho, pero qué dices?~

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.